BIENVENIDOS. ESTE BLOG SÓLO CONTIENE MATERIALES CON FINES EDUCATIVOS.
MUCHOS DE LOS RECURSOS HAN SIDO OBTENIDOS EN LA RED Y PUEDEN ESTAR SOMETIDOS A LOS DERECHOS DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL.SI ALGUNO DE LOS AUTORES CONSIDERA ABUSIVO SU USO NO TIENE MÁS QUE PONERSE EN CONTACTO CON LA PERSONA QUE ADMINISTRA ESTE CONJUNTO DE BLOGS.
ESTA PÁGINA DE INICIO SE UTILIZA PARA AÑADIR NOTICIAS,VÍDEOS Y ENLACES RELACIONADOS CON LA BIOLOGÍA Y LA GEOLOGÍA.
PARA IR A LOS BLOGS DE LOS DISTINTOS CURSOS, PINCHA EN LOS ENLACES


viernes, 9 de diciembre de 2016

MSDC-0160: FÁRMACO QUE DETIENE EL PARKINSON

Un fármaco diseñado inicialmente para la diabetes tipo 2 ha demostrado detener el deterioro que causa la enfermedad de Parkinson, una enfermedad que, aún a día de hoy, carece de cura, quedando los actuales tratamientos restringidos al alivio de los síntomas, muy especialmente de los problemas motores que, como los típicos temblores y la dificultad para caminar. 
De ahí la importancia de este fármaco experimental bautizado como ‘MSDC-0160’, dado que hasta el momento ha sido el único que ha demostrado tener la capacidad para frenar, cuando no detener, la progresión de esta devastadora enfermedad. 
De hecho, investigadores del Instituto de Investigación Van Andel en Grand Rapids (EE.UU.) han anunciado la inminente puesta en marcha del primer ensayo clínico con seres humanos para evaluar la eficacia de esta nueva molécula. Como explica Patrik Brundin, director de la investigación que, publicada en la revista «Science Translational Medicine», confirma la efectividad –si bien en modelos animales– de MSDC-0160 en el párkinson, «esperamos que este será un momento decisivo para los millones de personas que viven con la enfermedad de Parkinson. Toda nuestra investigación como modelos de párkinson sugieren que este fármaco también podría ralentizar la progresión de la enfermedad en los humanos». PUBLICIDAD inRead invented by Teads Más allá de los síntomas El fármaco MSDC-0160 fue desarrollado hace años por la Compañía para el Desarrollo de Soluciones Metabólicas –o según sus siglas en inglés, ‘MSDC’, que a su vez da nombre a la molécula–, una empresa con sede en Kalamazoo (EE.UU.). Y si bien el fármaco fue inicialmente desarrollado para la diabetes tipo 2, los investigadores del Instituto de Investigación Van Andel observaron ya en 2012 su gran potencial para el tratamiento del párkinson.



De hecho, las expectativas creadas en torno a MSDC-0160 han sido ampliamente superadas en los estudios preclínicos. En palabras de Tom Isaacs, co-fundador del Consorcio para la Cura de la Enfermedad de Parkinson en Londres (Reino Unido) y paciente diagnosticado de párkinson hace ya 22 años, «nuestro equipo científico ha evaluado más de 120 tratamientos potenciales para la enfermedad, y MSDC-0160 ofrece la perspectiva genuina de ser un gran avance que podría tener un impacto significativo y permanente en la vida de los pacientes en un futuro próximo». Esperamos que este será un momento decisivo para los millones de personas que viven con la enfermedad de Parkinson.
 Y exactamente, ¿qué mecanismo novedoso presenta MSDC-0160? Pues simplemente se basa en la teoría de que la enfermedad de Parkinson se origina, cuando menos parcialmente, por una disfunción de las mitocondrias, esto es, los orgánulos responsables de dotar de energía a las células. Y lo que hace MSDC-0160 es regular la función de las mitocondrias en las neuronas cerebrales y, así, recuperar la capacidad de estas células para convertir los nutrientes en energía. Por tanto, y en último término, MSDC-0160 normaliza los niveles de proteínas nocivas, lo que reduce la inflamación y la muerte celular –en este caso, de las neuronas. 
Pero, ¿no fue inicialmente para tratar la diabetes tipo 2? Pues la verdad es que sí. Pero como apunta Jerry Colca, presidente de MSDC, «la enfermedad de Parkinson y la diabetes pueden tener unos síntomas muy, pero que muy, diferentes. Sin embargo, hemos descubierto que comparten muchos de los mecanismos subyacentes a nivel molecular y que responden de forma muy similar a una nueva clase de agentes sensibilizadores de la insulina, como MSDC-0160».

martes, 6 de diciembre de 2016

MYDI-72: CURA EL CÁNCER DE PÁNCREAS Y OVARIO EN RATONES


Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford (EE.UU.) podrían haber dado un avance muy significativo en la lucha contra múltiples tipos de cáncer. Y es que han desarrollado una molécula que, «con forma de guante de béisbol» según refieren los propios autores, actúa como ‘señuelo’ y anula –o siguiendo con los símiles deportivos de los investigadores, «deja fuera de juego»– una de las señales clave para el crecimiento y metástasis tumoral, hasta el punto de que su ‘eliminación’ activa la muerte de las células cancerígenas. Y, este señuelo, ¿realmente funciona? Pues, sí, y muy bien. De hecho, como muestra el estudio publicado en la revista «The Journal of Clinical Investigation», ha posibilitado no ya la ralentización de la progresión tumoral, sino incluso la curación, en modelos animales –ratones– con cáncer de ovario y de páncreas en fases muy avanzadas.
Como destaca Amato Giaccia, director de la investigación, «en nuestro trabajo hemos sido capaces de lograr la curación de algunos animales, incluso en algunos casos en los que el tratamiento ya se administró cuando tenían tumores muy agresivos y ‘metastásicos’».

Para llevar a cabo el estudio, los autores se centraron en dos tipos de cáncer que, ya sea por sus síntomas inespecíficos o su rápida progresión, son muy difíciles de detectar en sus fases iniciales: el de ovario y el de páncreas. El resultado es que cuando son diagnosticados, los pacientes ya se encuentran en una fase muy avanzada de la enfermedad e, incluso, el tumor ya se ha expandido y colonizado otros órganos –la consabida ‘metástasis’–. En consecuencia, las opciones terapéuticas, básicamente una combinación de cirugía, radioterapia y quimioterapia, son mínimas. Por tanto, infinidad de estudios han sido desarrollados para encontrar nuevos compuestos químicos –o lo que es lo mismo, fármacos– que permitan mejorar la supervivencia de estos pacientes. Y cuando han tenido éxito, han posibilitado el desarrollo de compuestos cuya actividad sobre las células tumorales no es demasiado específica. ¿El resultado? Que su eficacia es limitada, por lo que si bien pueden frenar el tumor nunca consiguen erradicarlo. Y asimismo, que sus efectos secundarios son muy, pero que muy, considerable.













Y en este contexto, ¿qué ofrece el nuevo ‘señuelo’? Pues básicamente, se une a una molécula denominada ‘proteína específica del gen 6 de la detención de crecimiento’ (Gas6) y la anula. Y, exactamente, ¿qué hace esta Gas6? Pues se une al receptor de la tirosín quinasa ‘Axl’, que juega un papel fundamental en la supervivencia, crecimiento y proliferación de las células tumorales. Tal es así que cuando Gas6 y Axl no se unen, las células cancerígenas liberan moléculas que activan los programas de muerte celular de todas sus congéneres. En consecuencia, este señuelo, ya sea por sí solo o en combinación con quimioterapia, puede frenar, cuando no curar, el cáncer, constituyendo un método mucho más efectivo que las actuales alternativas terapéuticas. O así sucede, por lo menos, en modelos animales –ratones.
Como explica Rebecca Miao, co-autora de la investigación, «muchos tratamientos actualmente disponibles son muy tóxicos dado que no actúan de una forma específicamente dirigida sobre las células tumorales y tienen un gran impacto sobre el hígado y el riñón. Pero nuestro receptor señuelo parece que no es solamente eficaz, sino también seguro».
O siguiendo con la terminología deportiva, según apunta Amato Giaccia, «básicamente, hemos desarrollado un mejor guante con una capacidad mucho mayor para atrapar la bola, que en este caso sería Gas6».
El nuevo receptor señuelo, bautizado como ‘MYD1-72’, muestra una afinidad de unión por Gas6 hasta 350 veces superior a la que tiene Axl. En consecuencia, y aunque la cantidad de Gas6 y Axl sea muy elevada –lo que sucede en las fases avanzadas del tumor–, el señuelo sigue siendo muy eficaz a la hora de ‘atrapar’ a Gas6 y evitar que se una a Axl.
Y llegados a este punto, ¿cómo es de eficaz este señuelo? Pues según los resultados del estudio llevado a cabo con ratones con cáncer de ovario, reduce la carga tumoral en el 95% en las fases iniciales de la enfermedad y en el 51% en las fases más avanzadas. Pero aún hay más: combinado con el fármaco doxorrubicina, la reducción de la carga tumoral fue prácticamente total en la enfermedad inicial y del 99% en las fases avanzadas.
Por su parte, y por lo que respecta a los resultados en el cáncer de páncreas, la eficacia en la reducción del volumen tumoral fue nula cuando se administró el señuelo en solitario. Sin embargo, y combinado con el fármaco gemcitabina, MYD1-72 se asoció a una tasa de supervivencia tres veces mayor que la de los ratones que no recibieron tratamiento.
El próximo paso será observar el efecto de MYD1-72 en ensayos clínicos con seres humanos.

miércoles, 12 de octubre de 2016

¿CÍTRICOS PARA COMBATIR LA DIABETES?




Las naranjas y otras frutas cítricas contienen muchas vitaminas y sustancias, como los antioxidantes, que pueden ayudar a mantenernos sanos. Ahora un grupo de investigadores anuncia que estas frutas también ayudan a prevenir algunas enfermedades que a menudo son consecuencia de la obesidad.
Los resultados de la investigación llevada a cabo por el equipo de Paula S. Ferreira y Thais B. Cesar, de la Universidad Estatal Paulista en Brasil, sugieren que en el futuro podremos usar flavanonas (una clase de antioxidantes) de cítricos para prevenir o retrasar enfermedades crónicas causadas por la obesidad en humanos.
En países como Estados Unidos, más de una tercera parte de todos los adultos son obesos. Ser obeso aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas, del hígado y diabetes, muy probablemente debido al estrés oxidativo y la inflamación. Cuando los humanos consumimos una dieta demasiado alta en grasas, las acumulamos en nuestros cuerpos. Las células adiposas producen excesivas sustancias de oxígeno reactivas que pueden dañar a las células en un proceso llamado estrés oxidativo. El cuerpo puede normalmente luchar contra dichas moléculas con antioxidantes. Pero los pacientes obesos tienen células adiposas muy grandes, lo que puede llevar a niveles aún mayores de sustancias de oxígeno reactivas que superan la capacidad del cuerpo de contrarrestarlas.
La fruta cítrica contiene grandes cantidades de antioxidantes, una clase de los cuales son las flavanonas. Estudios anteriores vinculan las flavanonas de cítricos a un descenso del estrés oxidativo in vitro y en modelos animales. Los autores del nuevo estudio querían observar los efectos de las flavanonas de cítricos por vez primera en ratones sin modificaciones genéticas y alimentados con una dieta rica en grasas.
El equipo de la Universidad Estatal Paulista (UNESP) llevó a cabo un experimento con 50 ratones, tratándolos con flavanonas presentes en naranjas, limas y limones. Las flavanonas que eligieron fueron la hesperidina, la eriocitrina y el eriodictiol. Durante un mes, los científicos dieron a diversos grupos una dieta estándar, una dieta alta en grasas, una dieta alta en grasas más hesperidina, una dieta alta en grasas más eriocitrina o una dieta alta en grasas más eriodictiol.
La dieta alta en grasas sin flavanonas aumentó los niveles de marcadores de daño celular en un 80 por ciento en la sangre, y un 57 por ciento en el hígado, con respecto a los niveles de marcadores de los ratones alimentados con la dieta estándar. Pero la hesperidina, la eriocitrina y el eriodictiol redujeron esos niveles de marcadores en el hígado en un 50 por ciento, un 57 por ciento y un 64 por ciento, respectivamente, respecto a los niveles de marcadores de los ratones alimentados con la dieta alta en grasas pero sin flavanonas.




La eriocitrina y el eriodictiol también disminuyeron los niveles de marcadores en la sangre en un 48 y en un 47 por ciento, respectivamente, en estos ratones. Además, los ratones tratados con hesperidina y eriodictiol experimentaron una reducción de la acumulación de grasa y de los daños en el hígado.
Esta investigación no indica ninguna pérdida de peso debido a las flavanonas cítricas, pero incluso sin ayudar a los ratones a perderlo, los hicieron más sanos, gracias a un menor estrés oxidativo, un menor daño hepático, y menos lípidos y glucosa en sangre.
Este estudio también sugiere que consumir cítricos probablemente podría tener efectos beneficiosos para las personas que, sin ser obesas, siguen dietas ricas en grasas, lo cual les coloca en riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, resistencia a la insulina y obesidad abdominal.


martes, 4 de octubre de 2016

EL GEN QUE PROTEGE CONTRA LA DIABETES TIPO 2


En la búsqueda de nuevas alternativas para el tratamiento de diabetes mellitus tipo 2, un equipo de científicos de la Unidad de Investigación Biomédica de Zacatecas (UIBMZ) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), determinó que una variante del gen receptor —denominado P2X7— crea un efecto protector contra esa enfermedad.
El proyecto de investigación es liderado por la doctora Mariana Haydee García Hernández y el doctor José Antonio Enciso Moreno, ambos miembros del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en coordinación con los doctores Diana Patricia Portales, Roberto González Amaro, Edith Elena Uresti Rivera, Laura Elizabeth Gaytán Medina y Nancy Cortez Espinosa, de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP).
En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, la doctora Mariana Haydee García Hernández manifestó que este proyecto es financiado por el Fondo Sectorial de Investigación en Salud y Seguridad Social de Conacyt.
“El objetivo de este proyecto fue analizar algunas variantes genéticas que se encuentran asociadas al incremento de la función de las células del páncreas, de tipo beta. Encontramos que el aumento de la función del receptor P2X7, debido a la presencia de una variante genética, guía a la secreción de más insulina, la cual es la hormona encargada de regular la cantidad de glucosa en la sangre”, expresó.
Mtra. Rocio Garcia UIBMZ0116Mtra. Rocío García.Por su parte, Rocío Edith García Jacobo, estudiante de doctorado en ciencias biomédicas básicas por parte de la UASLP, añadió que el aumento en la función del receptor P2X7, además de secretar insulina, también produce la citocina llamada IL-1RA que participa en el control de los niveles de la glucosa en sangre.
“Hicimos la evaluación a partir de 200 muestras, de las cuales 100 correspondían a pacientes con diabetes tipo 2 y 100 sujetos que no tuvieran antecedentes de diabetes ni alguna otra enfermedad inflamatoria como artritis o tuberculosis. Lo que encontramos fue que las personas que tienen un polimorfismo en el gen receptor P2X7 tienen un efecto protector al desarrollo de la diabetes tipo 2”, explicó.
La becaria Conacyt manifestó que los resultados obtenidos hasta ahora indican que las personas que no tenían antecedentes de diabetes presentaron un efecto protector debido a la presencia del gen receptor P2X7, lo que los libera de la enfermedad.
“Ahora, lo que queremos verificar es la función de las células del páncreas, de tipo beta, esto evaluando la presencia del péptido C, y con ello asociar si realmente las personas que presentan el polimorfismo están aumentando la función de la célula beta pancreática secretando más insulina”, manifestó.
La también maestra en ciencias biomédicas básicas especificó que otro de los hallazgos de este estudio es el descubrimiento de una asociación entre las personas que tienen el polimorfismo y la disminución de la hemoglobina glucosilada —parámetro que mide el promedio de glucosa y determina la presencia de diabetes—, lo que significa que el polimorfismo favorece el equilibrio de la glucosa en los pacientes.
“Por ahora, buscamos investigar más la participación de la genética para reforzar los datos obtenidos hasta ahora y con ello saber en qué podría ayudarnos para proponer nuevas alternativas, porque en caso de ser favorecedor el uso del receptor P2X7, podría ser estimulado como terapia para que las personas propensas a la diabetes por rasgos genéticos puedan prevenir o postergar la enfermedad de una manera natural”, concluyó. 

jueves, 29 de septiembre de 2016

TRATAMIENTO TERAPEÚTICO REDUCE LA RECURRENCIA DEL CÁNCER DE MAMA


Investigadores del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL) (España), liderados por Eva González-Suárez, han demostrado que la inhibición farmacológica y genética de la vía de señalización de RANK / RANKL conduce a una reducción significativa en recidivas y metástasis de cáncer de mama en un modelo animal de ratón.
Sus hallazgos, publicados en Cancer Research, sugieren que los inhibidores RANK, que se utilizan actualmente en los pacientes con osteoporosis y metástasis ósea, pueden tener potencial para el tratamiento del cáncer de mama.
Las células precursoras de cáncer o células madre cancerígenas (CSC) expresan altos niveles de la proteína RANK. “De hecho, la mortalidad en el cáncer de mama se debe principalmente a las CSC supervivientes a tratamientos, que son responsables de la recurrencia del tumor y la metástasis”, explica González-Suárez.
“Otros estudios de este y otros grupos de investigación habían demostrado que la inhibición de la vía de RANK podría prevenir el cáncer de mama, pero hasta ahora nadie había demostrado el potencial de los inhibidores de la vía de RANK en el tratamiento de la enfermedad”, añade.
En su último trabajo, los investigadores demuestran que la inhibición de la vía de señalización RANK / RANKL podría usarse potencialmente como nueva terapia en cáncer de mama. “Esta inhibición no reduce el crecimiento del tumor, pero promueve su diferenciación, lo que reduce la población de CSC y dificulta la metástasis, mejorando el pronóstico”, dice la investigadora del IDIBELL.
En condiciones normales, el par de proteínas del metabolismo óseo RANK / RANKL actúa como traductor de la información proporcionada por hormonas sexuales como la progesterona y envía una señal que estimula el desarrollo de la glándula mamaria. Esto se da en todas las mujeres durante el embarazo y durante el ciclo menstrual; sin embargo, si la vía de señalización se desregula, las células mamarias comienzan a dividirse y multiplicarse y no mueren cuando deberían hacerlo, lo que da lugar al cáncer de mama.
El hallazgo publicado en Cancer Research es considerado como un gran avance, porque los inhibidores de la vía de señalización RANK ya están aprobados para uso clínico. De hecho, este tipo de inhibidores se utilizan actualmente para tratar la osteoporosis y en la prevención de eventos relacionados con el esqueleto en pacientes que sufren de metástasis óseas debido a los tumores.
“Como estos experimentos preclínicos sugieren, dado que la vía de RANKL / RANK juega un papel importante en el desarrollo del cáncer de mama primario, los inhibidores podrían servir como una diana potencial para la prevención y el tratamiento no quirúrgico de cáncer de mama”, concluye la investigadora.

sábado, 24 de septiembre de 2016

LA FALTA DE LA PROTEÍNA NCoR HACE LOS TUMORES MÁS AGRESIVOS


El correpresor 1 de receptor nuclear o NCoR es una proteína que participa en la regulación de la expresión génica afectando numerosos procesos fisiológicos. Dada su importancia en la represión o silenciamiento de genes, estudios recientes habían sugerido que también podría desempeñar un papel relevante en la iniciación o progresión de tumores.
Ahora, un equipo de científicos españoles ha demostrado que, en ausencia de NCoR, los tumores adquieren mayor tamaño y son más invasivos. Los resultados, obtenidos mediante xenotransplantes en ratones inmunodeprimidos, han sido publicados en la revista PNAS.
“Los efectos observados en ausencia de NCoR se correlacionan con un aumento de la transcripción de un conjunto de genes prometastásicos que aumentan la malignidad de los tumores y disminuyen la supervivencia de los pacientes de cáncer”, afirma Ana Aranda, que dirigió el trabajo desde el Instituto de Investigaciones Biomédicas “Alberto Sols”, centro mixto UAM-CSIC (España).
El estudio describe además un mecanismo de autoregulación de la expresión del gen de NCoR, gracias al cual la disminución de los niveles celulares de esta proteína se propaga durante varias generaciones en las células hijas. Esta inhibición, según los autores, podría conferir una ventaja selectiva a la célula cancerígena, contribuyendo a la progresión de los tumores aunque no existan mutaciones en el gen de NCoR.
El descubrimiento de NCoR ha resultado esencial para mediar los efectos antitumorales y antimetastásicos del receptor de hormonas tiroideas TRb; efectos que fueron descritos, en un trabajo previo, por el equipo que dirige Ana Aranda.
La ausencia de NCoR aumenta la formación de metástasis (rodeadas de círculos rojos). Izquierda: Pulmones de ratones inyectados un mes antes con células de adenocarcinoma que expresan NCoR o en las que se había eliminado este correpresor (derecha). 
“La relevancia de estas observaciones para los tumores humanos se pone de manifiesto por el hecho de que la expresión de NCoR y TRb está reducida significativamente en los hepatocarcinomas y en los tumores de mama más agresivos”, señala la investigadora.
Los autores también sugieren que tanto NCoR como TRb son potencialmente útiles para el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas, y que su expresión puede llegar a ser utilizada como un nuevo marcador de diagnóstico o pronóstico en pacientes con algunos tipos de tumores.

sábado, 17 de septiembre de 2016

LA REGIÓN CEREBRAL DE LA GENEROSIDAD



Una región cerebral que se “ilumina” cuando hacemos el bien para otros está más activa en las personas más empáticas. Así se ha comprobado en un estudio reciente. El descubrimiento podría ayudar a entender mejor ciertas alteraciones mentales como la psicopatía, donde el comportamiento de las personas es extremadamente antisocial.
El equipo de Patricia L. Lockwood, del University College de Londres, y Matthew A. J. Apps, de la Universidad de Oxford, ambas instituciones en el Reino Unido, constató que el cíngulo anterior subgenual parece estar especialmente ajustado para la conducta altruista.
Sin embargo, esta región del cerebro no estaba activa de igual manera en cada persona. Las que tenían niveles más altos de empatía mostraban una señalización aumentada en su corteza cingulada anterior subgenual cuando beneficiaban a otros, en comparación con quienes tenían menores niveles de empatía.
Conociendo mejor los detalles de la actividad cerebral que se da en las personas cuando ayudan altruistamente a otra, así como las diferencias individuales en esta conducta, habrá una mejor base para averiguar cuáles son las anomalías cerebrales específicas en personas cuyas alteraciones psicológicas están caracterizadas por indiferencia antisocial respecto a otros, tal como argumenta Lockwood.




miércoles, 14 de septiembre de 2016

FÁRMACO QUE ELIMINA CÉLULAS INFECTADAS POR EL HIV


Un fármaco oral utilizado para tratar una dolencia sin relación con el SIDA erradicó células infectadas con el VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana, culpable del SIDA) en cultivos de laboratorio, sin afectar a las células no infectadas, y suprimió el virus en pacientes durante el tratamiento y durante al menos ocho semanas tras el cese del suministro del fármaco, según los resultados de un ensayo clínico piloto llevado a cabo a raíz de una investigación del equipo de Hartmut Hanauske-Abel, de la Universidad Rutgers, y Paul Palumbo, de la Universidad Dartmouth, ambas instituciones en Estados Unidos.
Los resultados obtenidos abren la puerta al desarrollo de un prometedor tratamiento contra el VIH que podría destruir su ADN albergado en las células infectadas por él. Los actuales tratamientos contra el VIH y el SIDA se centran en fármacos antirretrovirales que, cuando se toman combinados y durante toda la vida del paciente, pueden impedir la proliferación del virus pero no matarlo ni por tanto curar al paciente de su enfermedad.
Por primera vez, se ha mostrado que es posible con un fármaco matar selectivamente a las células infectadas con el VIH.
Un obstáculo principal para tratar el SIDA ha venido siendo que el VIH es capaz de insertar su propio ADN en el de cualquier célula infectada, invalidando al mismo tiempo la capacidad de esta de suicidarse para salvar a otras de una invasión vírica. Los investigadores encontraron que el fármaco oral, la deferiprona, como la medicina antifúngica tópica ciclopirox que estudiaron previamente, reactiva la “respuesta suicida altruista” de una célula infectada con el VIH, con lo cual esta se autodestruye y al hacerlo destruye también al ADN del VIH contenido.

sábado, 10 de septiembre de 2016

POLD3: ESENCIAL EN LA DUPLICACIÓN DEL ADN



Investigadores del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) han descubierto un papel esencial de la proteína POLD3 en la copia copia del ADN: sin ella las células no se dividen y mueren, limitando incluso la progresión del desarrollo embrionario y el nacimiento de un nuevo organismo.
El trabajo, que se publica hoy en la versión impresa de la revista Molecular Cell, desbanca la hipótesis desatada en los últimos años de que POLD3 podría ser importante para las células tumorales pero no para las sanas. 
 Sin POLD3, las células pierden la capacidad de copiar su genoma y mueren; pero no solo las tumorales, sino también las sanas
Estos datos habían despertado el interés de científicos de todo el mundo, ya que en vista de esta hipótesis un fármaco que bloquease POLD3 sería capaz de erradicar el tumor con pocos o nulos efectos secundarios sobre los pacientes.
 Hasta la fecha solamente se habían hecho experimentos in vitro, en el laboratorio, sin estudiar directamente los efectos de la proteína sobre un organismo vivo. Por el contrario, los autores del trabajo generaron ratones a los que se les había eliminado completamente el gen POLD3 por ingeniería genética, lo que reveló el papel fundamental de esta proteína para la replicación de cualquier célula.
En función de este estudio habrá que reconsiderar la situación del campo. “Nuestros resultados desvelan que es esencial para la estabilidad del complejo que realiza la copia del material genético. Así, sin POLD3, las células pierden la capacidad de copiar su genoma y mueren; pero no solo las tumorales, sino también las sanas”, dicen los autores.

En la duplicación del genoma, o replicación, participan un cortejo de varias decenas de proteínas: unas abren la doble hélice, otras la copian o reparan, asegurando que la información genética de la célula madre se transfiera de la forma más fiel posible a las células hijas y sin aberraciones que puedan comprometer la viabilidad del ser vivo.
El control de la replicación utiliza mecanismos redundantes; por ejemplo, la pérdida de una de las dos copias de los genes que generan estas proteínas –y por lo tanto la reducción a la mitad de las proteínas– es, con frecuencia, compensada por la copia restante o por otras proteínas del mismo complejo de replicación.
A la luz del trabajo de Óscar Fernández-Capetillo, jefe del Grupo de Inestabilidad Genómica del Centro y quien ha dirigido la investigación, este no es el caso para POLD3: la pérdida de una sola copia del gen es suficiente para reducir la capacidad de división de las células durante el desarrollo embrionario de los ratones, lo que hace que incluso algunos de los ratones heterocigotos (carentes de una de las dos copias del gen) no lleguen a nacer o mueran en el primer mes de vida. 
La disminución de los niveles de POLD3 a la mitad es suficiente para afectar significativamente a la duplicación del genoma
Además, la eliminación completa de la proteína ya en animales adultos provoca su fallecimiento al cabo de unos pocos días.
“Esto nos dice que POLD3 es una proteína absolutamente esencial para la replicación del genoma”, asegura Matilde Murga, primera autora del trabajo e investigadora postdoctoral del equipo de Fernández-Capetillo. “Su función en la replicación es tan clave que es la primera proteína identificada como haploinsuficiente en este proceso, es decir, la disminución de sus niveles a la mitad es suficiente para afectar significativamente a la duplicación del genoma”.
POLD3 fue identificada como parte del complejo de la ADN Polimerasa, encargada de hacer la copia de la molécula del ADN. Sin embargo, hace dos años un trabajo sugería que su papel no era esencial para la copia del material genético, sino para un tipo de reparación del ADN (BIR, replicación de ruptura inducida por sus siglas en inglés) muy importante para la supervivencia de las células cancerosas.
Si bien el presente trabajo no descarta que POLD3 pueda intervenir en la reparación del ADN, pone de manifiesto que además de esta función, desempeña otra indispensable para la división celular. “Si se quiere revisitar el potencial de POLD3 como diana antitumoral, habría que identificar modos de inhibir su función en la reparación del ADN sin afectar a la replicación”, sostiene Oscar Fernández-Capetillo.


viernes, 9 de septiembre de 2016

DIANAS TERAPEÚTICAS PARA EL CÁNCER DE MAMA

Un extenso estudio proteogenómico en cáncer de mama acaba de conectar la información sobre las mutaciones somáticas que se producen en este tipo de cáncer con los efectos que provocan sobre las rutas de señalización del interior de las células y los procesos biológicos que éstas regulan.
En los últimos años programas como el TCGA (El Atlas del Genoma del Cáncer, en sus siglas en inglés) han analizado y caracterizado el conjunto de cambios en la secuencias del ADN o en la estructura de los cromosomas de las células tumorales humanas de los diferentes tipos de cáncer, esto es, el genoma del  cáncer. Sin embargo, en muchos casos, no se han evaluado qué consecuencias funcionales tienen las alteraciones somáticas identificadas sobre la expresión y los niveles de las proteínas.
Un estudio proteogenómico combina información genómica del cáncer y niveles y modificaciones de 
proteínas para identificar dianas terapéuticas para el cáncer de mama.
En un conjunto de 77 muestras de cáncer de mama cuyo genoma había sido caracterizado previamente, los investigadores cuantificaron tanto las proteínas presentes en las muestras, como una de las modificaciones bioquímicas típicas que interviene en las rutas de señalización celular: la fosforilación. A continuación, se combinó ambos tipos de información, genómica y proteómica para establecer relaciones entre ambas. La combinación de genómica y proteómica permitió identificar nuevos marcadores proteicos para los diferentes tipos de cáncer de mama, así como rutas de señalización características de los tumores. Algunas de las proteínas identificadas como biomarcadores podrían ser utilizadas como dianas terapéuticas para el diseño de fármacos contra este tipo de cáncer. Entre ellas se encuentran varias enzimas quinasas, cuyo potencial como diana podría ser evaluado con inhibidores ya en desarrollo. Los autores mencionan el caso de PAK1, que ha sido recientemente confirmada como diana terapéutica y marcador de pronóstico pobre en el cáncer de mama luminal.
“Siempre ha sido importante llegar a las moléculas que trabajan en la célula, las proteínas, y este ejercicio integrativo nos proporciona realmente un completo nuevo conocimiento de este panorama,” indica Li Ding, subdirectora del McDonnel Genome Institute en la Universidad Washington en St Louis. “La aproximación proteogenómica muestra potencial para enfocarnos en un conjunto más pequeño de proteínas y modificaciones que son los conductores en los que deberíamos pensar desde un punto de vista terapéutico.”


lunes, 5 de septiembre de 2016

NUEVO ENFOQUE TERAPEÚTICO CONTRA EL VIH


Se ha ideado un nuevo enfoque terapéutico que podría hacer posible que los pacientes con el virus VIH, culpable del SIDA, no necesiten, al menos temporalmente, su medicación. Lo encontrado abre una vía del todo en la búsqueda de una cura para el SIDA.
Los inhibidores antivíricos existentes pueden impedir la replicación del virus VIH, pero no pueden eliminarlo por completo del cuerpo humano. Como resultado de ello, los pacientes de SIDA tienen que tomar inhibidores durante el resto de su vida. Investigadores de todo el mundo en este campo están actualmente buscando nuevos métodos para eliminar el virus.
El VIH utiliza la proteína celular LEDGF como una especie de gancho o garfio para sujetarse a lugares concretos en nuestro material genético. Una vez su ADN se halla dentro de las células de su anfitrión humano, el virus puede multiplicarse y enfermar al paciente.
En 2010, el equipo de investigación de Zeger Debyser, de la Universidad de Lovaina en Bélgica, desarrolló inhibidores (llamados LEDGINs) que bloquean el “garfio”. De esta forma, el virus no puede unirse a sus puntos preferidos en nuestro ADN.
Lenard Vranckx, de la misma universidad, ha descubierto ahora que, cuando se le trata con LEDGINs, el virus VIH se enlaza en cualquier otra parte de nuestro ADN, en sitios donde no puede multiplicarse. Por tanto, un tratamiento con LEDGINs no solo inhibe la integración del virus VIH favorable para este sino que también asegura que no se multiplique una vez se detiene el tratamiento.
Este descubrimiento abre la vía hacia nuevos estudios clínicos con LEDGINs y proyecta un rayo de esperanza para los pacientes de SIDA. De todos modos, no conviene dejarse llevar por el entusiasmo, ya que la nueva investigación está basada en cultivos celulares. Lo descubierto aún necesita ser probado en ratones y luego en estudios clínicos.